¿Qué es la Psicoterapia Centrada en la Persona?

Conceptos básicos en el Enfoque Centrado en la Persona

El Enfoque Centrado en la Persona (se suele abreviar como “ECP”) fue desarrollado a comienzos de los años 40" por el psicólogo estadounidense Carl Rogers, principal referente de la psicología humanista y pionero de la investigación en psicoterapia. En cuanto a la concepción del ser humano, desde el ECP consideramos que el individuo posee una orientación natural hacia el crecimiento, adaptación y desarrollo de sus potencialidades, denominada tendencia actualizante.

Además, está teoría considera la noción del yo como el conjunto de percepciones que tiene el individuo sobre sí mismo, el entorno y los demás. Es una configuración organizada, que se forma por la influencia de demandas internas (valoración organísmica) y las demandas externas (valoración condicional). Rogers considera que las personas actúan desde la realidad vivida, es decir, según cómo perciben sus experiencias y la realidad, no necesariamente desde una realidad objetiva.

Respecto a la terapia, la característica fundamental de la psicoterapia centrada en la persona es la importancia que le entrega a la relación terapéutica. El psicoterapeuta centrado en la persona busca facilitar un ambiente que favorezca el cambio. Esto ayuda a co-crear una atmósfera de profundidad relacional para que el consultante pueda explorar de forma segura sus sentimientos, sus experiencias, sus temores, etc.

Aquí, aparece la noción de no directividad, que luego se denominó centrado el cliente o centrado en la persona, y significa que las intervenciones del terapeuta se basan en la experiencia que comunica el cliente, y no en las evaluaciones o diagnósticos que hace el profesional. El terapeuta acompaña la experiencia del cliente, sin imponer sus puntos de vista, por el contrario, busca facilitar que sea el cliente quien perciba de forma más amplia sus experiencias, vea más opciones para sus problemas y descubra que tiene los recursos para tomar sus decisiones.

Carl Rogers describió 6 características que deberían estar presente en la terapia, de forma consistente y constante durante el transcurso de la psicoterapia.

1.- Cliente y terapeuta están en contacto psicológico, y van construyendo una relación cada vez más profunda

2.- El cliente se encuentra en un estado de incongruencia, necesidad, o vulnerabilidad

3.- El terapeuta muestra un comprensión empática por la experiencia del cliente y se la comunica

4.- El terapeuta es congruente en la relación

5.- El terapeuta muestra consideración positiva e incondicional por el cliente

6.- Que el cliente perciba las actitudes del terapeuta en un grado mínimo

Desarrollos contemporáneos de la Psicoterapia Centrada en la Persona

Diversas autoras y autores han desarrollado nuevas ideas, ampliado las de Rogers, o planteado aplicaciones específicas, algunos autores lo llaman "tribus", "familias", "ramificaciones" o "líneas de desarrollo" del enfoque centrado en la persona. Aquí encontramos el focusing y la mirada experiencial de Gendlin, que hace hincapié en una mirada experiencial basada en el cuerpo. Otra autora relevante es Virginia Axline, quien desarrolla lo que se conoce actualmente como terapia de juego centrada en el niño, que es una forma de trabajo con población infantil a través del juego. También, desde lo expresivo, está Natalie Rogers, quien plantea un modelo de arte expresiva centrada en la persona, es decir, utilizar el arte en procesos individuales y grupales, en distintas etapas del ciclo vital. Y, hay varios autores que proponen ampliar la teoría y la práctica del ECP incorporando ideas de la filosofía existencial y la fenomenología, entendiendo que la psicoterapia centrada en la persona no es una forma de terapia existencial o fenomenológica, pero se podría nutrir de alguna de sus ideas.

Por otro lado, diversos autores han desarrollado ideas para trabajar con consultantes que viven procesos más complejos, como es el caso de Garry Prouty y la pre-terapia, que sirve para trabajar con personas con cuadros psicóticos graves y crónicos, daño neurológico, dificultades intelectuales graves, autismo, entre otros. Otra autora relevante en este aspecto es Margaret Warner, quien desarrolla un trabajo sobre los llamados procesos difíciles (proceso frágil, proceso disociado y proceso psicótico), donde orienta a los terapeutas centrados en la persona sobre cómo comprender y acompañar a personas que presentan dificultades más complejas. También se podría incorporar las ideas de Rollnick y Miller, quienes desarrollaron la entrevista motivacional, que nace desde un espíritu rogeriano, y que a la vez, ha tenido su desarrollo como herramienta independiente para trabajar especialmente en adicciones.


Investigación

La Psicoterapia Centrada en la Persona cuenta con diversos estudios en adultos y en niños que apoyan empíricamente su práctica, También muestra que son equivalentes a otros enfoques de psicoterapia. En cuanto al trabajo con niños, la terapia de juego centrada en el niño tienen una gran cantidad de investigación que respalda su efectividad en distintos temas.

Además, en el año 2021, Elliot, Watson, Timulak, & Sharbanee*, han publicado una revisión de la investigación actual en psicoterapias humanistas-experienciales, donde llegan a diversas conclusiones, entre ellas:

a) desde el punto de vista de la política de atención en salud, los datos de resultados disponibles (casi 300 estudios de resultados) respaldan claramente la propuesta de que las psicoterapias humanistas-experienciales están empíricamente respaldadas por múltiples líneas de evidencia científica, incluidos ensayos controlados aleatorizados;

b) las psicoterapias humanistas experienciales deben considerarse intervenciones basadas en la evidencia y deben ofrecerse a los clientes en contextos de servicios nacionales de salud y otros entornos de salud mental, y ser pagados por los seguros de salud;

c) las psicoterapias humanistas experienciales deben ofrecerse en programas de posgrado, pasantías y formación de psicoterapeutas;

d) la evidencia muestra que las psicoterapias humanistas-experienciales son efectivas para distintos problemas, especialmente para depresión, problemas de relación/interpersonales, ansiedad, afrontamiento de condiciones médicas crónicas, psicosis y conductas autodestructivas.

La mayoría de estos estudios incorporados al análisis descrito en el párrafo anterior, consideró principalmente investigación de la terapia centrada en la persona, tanto la perspectiva clásica como los desarrollos experienciales y de proceso.

En Espacio ECP, consideramos la psicoterapia centrada en la persona a partir de la versión clásica rogeriana, que luego se nutre con los desarrollos experienciales, fenomenológicos y expresivos, lo que resulta en un modelo que logra una sinergia entre las distintas líneas dentro del enfoque, que permite mayor solidez y versatilidad para trabajar con distintas poblaciones y circunstancias. Por lo tanto, tenemos una mirada de una psicoterapia centrada en la persona contemporánea, actualizada a los desafíos y realidades de nuestro tiempo.


*Elliot,R., Watson, J., Timulak, L., & Sharbanee, J. (2021). Research on Humanistic-Experiential Psychotherapies: Updated Review. En M. Barkham, W. Lutz, & L Castonguay (eds.). Garfield & Bergin’s Handbook of Psychotherapy & Behavior Change (7th ed.). Wiley